Menorca sede permanente del Sine Dolore World Park

Desde tiempos inmemoriales a la humanidad le ha fascinado la posibilidad de vencer el dolor. En nuestra prehistoria, la Menorca Talayótica, ya se asistía a este hecho haciendo uso de ritos y la construcción de los talayots ha sido relacionada con estos fines por algunos historiadores.

En el pequeño islote del Lazareto, en el puerto de Maó-Mahón, una escultura preside la entrada principal al recinto histórico y arquitectónico allí ubicado. Se trata de “Fidelius”, una imagen que refleja un gesto de dolor y a la vez de liberación porque ha roto las cadenas que le sometían al tormento.

Fidelius condensa el símbolo de la lucha contra el dolor que ha perseguido la humanidad desde el principio de los tiempos. Nadie escapa a este mal invisible. Sin embargo, esta lucha adquiere en Menorca una dimensión especial porque la propia sociedad, la historia y los hechos revelan que en esta Isla la contienda adquiere un protagonismo propio.

En dicho ámbito cabe destacar la existencia en la Isla del Rey del que fue en su momento el mayor hospital de Europa, cuyo principal cometido era paliar y aliviar el dolor a los pacientes en un contexto donde la medicina era muy primitiva.

Especial mención merecen los médicos Mateu Orfila i Rotger y Fernando Rubió i Tudurí, dos menorquines que fueron en su época un referente en el campo de la toxicología y del sector farmacéutico, respectivamente.

Pero la lucha contra el dolor en Menorca se refleja también en eventos de mucho prestigio que se celebran todos los años como la Escuela de Salud Pública y el Encuentro de Enfermedades Raras y Discapacidad de Menorca.

Además, Menorca es sede permanente, desde hace doce años, del Mediterranean Multidisciplinary Pain Forum, de la European Foundation Against Pain (se dedica a la investigación y a la docencia en el campo del tratamiento del dolor), de la Escuela Internacional Sine Dolore para paciente y familiares con dolor, de la sociedad científica recientemente fundada World Health Association y, desde el año 2004, de la Asociación Sine Dolore (presente a nivel nacional y también a nivel europeo e integrada en la Pain Alliance Europe).

Es importante destacar la celebración de acontecimientos sociales contra el dolor que cuentan con gran apoyo popular, como la Gran Gala Contra el Dolor en el Teatro Principal de Maó-Mahón y la Caravana Sine Dolore que recorre los diversos pueblos de la Isla.

El tratamiento del dolor en Menorca está muy consolidado y por eso existen un total de cuatro Clínicas del Dolor al servicio de los ciudadanos.

Menorca es un espacio solidario, sostenible, saludable, de calidad y bienestar propio del siglo XXI, donde el estudio, análisis y tratamiento del dolor se fomenten conjuntamente con iniciativas sociales, docentes y científicas, de manera que la sociedad menorquina se constituya como un referente en salud de la misma forma que ya lo es en el ámbito del respeto al medio ambiente como Reserva de la Biosfera.

En consecuencia, resulta evidente pensar que la Isla se merece ser la sede permanente del Sine Dolore World Park (mediante la declaración oficial de “Menorca: Calidad de Vida. Isla Sine Dolore”), un gran parque temático contra el dolor y por la calidad de vida único en el mundo en el que se celebran durante unos días infinidad de actividades lúdicas, deportivas, culturales, científicas, sociales, etc. que se llevan a cabo en todos los rincones de la Isla, gracias a la absoluta implicación de toda la sociedad menorquina y de sus instituciones en el ámbito político, económico, militar y eclesiástico.